Usted está aquí

De un pájaro las dos alas

De un pájaro las dos alas
Por: Dircom con colaboración de Lic. Mario Calit Conzález, Lic. Jennifer Albín Betancourt y Ricardo Bejerano

Fotos: Lic. Mario Calit Conzález y Lic. Jennifer Albín Betancourt

 

"Espero que en un futuro nos podamos ver en Puerto Rico... que puedan visitar un Puerto Rico libre y soberano". Con estas palabras concluyó el luchador boricua Oscar López Rivera su intervención ante una concurrida Aula Magna de la Universidad de La Habana que se abarrotó más que de gente, de la hermandad que une a las dos naciones del Caribe Insular.

El Rector de la Alma Mater de la educación cubana, Dr. Gustavo Cobreiro Suárez, había dado las palabras de bienvenida al distinguido visitante. En su intervención se refirió a dos figuras trascendentales de la historia y la cultura cubana; el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Apóstol José Martí, su relación fraternal como la isla del encanto, y cómo ese sentimiento se evidenció en acciones y esfuerzos por lograr la independencia de Borinquen. Ratificó que la solidaridad de Cuba hacia los boricuas va más allá de los versos y expresó el honor que representa para la casa de altos estudios recibir a una figura de su magnitud.

Cuando Lola Rodríguez de Tió escribió aquellos impactantes versos corría el siglo XIX, casi dos siglos después el tiempo no ha logrado menguar la armonía existente entre las dos alas de un pájaro que no es otro que la libertad; la anhelada, la conquistada, la compartida. Esa es la misma soberanía que hoy, ante la presencia de cientos de jóvenes, se dio cita una vez más en la emblemática institución habanera personificada en dos hombres que han dado gran parte de su vida defendiendo la causa de sus pueblos: Gerardo Hernández Nordelo y Oscar López Rivera, el primero, nuestro desde siempre, el segundo, adoptado de nuestros corazones y de todo aquel que luche, desde cualquier trinchera, por una causa justa.

Casualmente la vida, con son idas y vueltas, agrupó al boricua con los héroes cubanos Gerardo y Fernando en distinto tiempo durante su paso por las cárceles estadounidenses. No imaginaban los ejecutores de esa acción la amistad que estaban formando. Con Fernando compartío celda alrededor de cuatro años, los cuales catalogó como "los mejores años que pasé como prisionero en los Estados Unidos".

Durante su intervención brindó especial atención a la situación educacional en Puerto Rico, haciendo una comparación entre Cuba y su amada isla, "la inmensa mayoría de los estudiantes de Puerto Rico no tiene para pagar el alto costo de la matrícula universitaria". El visitante reflexionó acerca de la crisis que atraviesa el sistema educacional boricua, con alrededor de "157 escuelas públicas cerradas en agosto de 2017", un país donde "la mayoría de los graduados emigran a los Estados Unidos a trabajar".

Tuvo espacio en su alocución para incurrir en temas referentes a la política ambiental estadounidense, y su influencia en el mundo así como particularmente en su país natal, al cual consideró como un "conejillo de indias para el gobierno de los Estados Unidos", al tiempo que denunció los experimentos inhumanos perpetuados por los yanquis para esterilizar a las mujeres portorriqueñas y el uso de agente naranja en su vegetación. Resaltó el papel de la mayor de las Antillas en la lucha boricua por su independencia; "Cuba ha estado pendiente de nosotros, siempre nos ha defendido..., esos versos los vivimos..., los vamos a vivir".

Presidieron el acto, además del distinguido visitante; Julio César García Rodríguez, Miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; Susely Morfa González, 1ra Secretaria del Comité Nacional de la UJC; Gerardo Hernández Nordelo, Héroe de la República de Cuba; Dr. Gustavo Cobreiro Suárez, Rector de la Universidad de La Habana; Raúl Palmero Fernández, Presidente Nacional de la FEU y Edwin González, delegado de la Misión de Puerto Rico en Cuba.

Los jóvenes presentes, a los que definió como "lo mejor de esta sociedad", no desperdiciaron la oportunidad de compartir con el destacado luchador, tomarse algunas fotos y hacerle preguntas que iban desde, ¿qué Puerto Rico encontró a su regreso?, hasta ¿qué es lo que lo ha mantenido firme durante todo este tiempo?

Como muestra de respeto a su figura y su trayectoria la UJC, de manos de su 1ra Secretaria, le hizo merecedor de la Moneda 55 Aniversario de la UJC.

La vista de Oscar López Rivera a la universidad de Fidel concluyó con un acto cultural a cargo de Annie Garcés y Eduardo Sosa. En un mar de juventud que lo abrazaba, salió Oscar del Aula Magna de una otrora elitista universidad que hoy se prestigia con la sencillez de un hombre que gigante, no por su estatura sino por su persona, caló hasta lo profundo de los que se reunieron en el espacio sagrado de la UH, ese que todos quieren visitar.

Y es que los borinqueños, herederos de una estirpe patriota a toda prueba, nunca bajan la guardia, y Oscar es un vivo ejemplo de esto. Si analizamos el origen de Borinquen, vemos que hay estudiosos que sostienen que su verdadero significado es Isla de Cangrejos, otros, advierten que en lengua nativa significa tierra de los valientes señores.  La realidad es que los boricuas, y en especial Oscar López Rivera, han demostrado que esta segunda acepción no está para nada alejada de su realidad. Puerto Rico es tierra de valientes.

De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas
De un pájaro las dos alas