Usted está aquí

“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”

“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”

Por: Roxana Rodríguez

Fotos: Cortesía del entrevistado  

En los pasados días un equipo de la Dirección de Comunicación Institucional de la Universidad de La Habana (UH) entrevistó vía whatsapp al profesor Claudio Sotolongo, egresado del Instituto Superior de Diseño de nuestra Alma Mater. Actualmente, el profesor imparte clases en la Facultad de Artes y Letras de la UH en la asignatura Historia del cartel, es miembro del equipo de diseño de la Editorial UH, con un desempeño profesional reconocido internacionalmente. Entre sus publicaciones se cuenta el libro Vándalos o poetas visuales, ejercicios de poder ciudadano en la Roma contemporánea coedición entre la Real Academia de España en Roma, Varasek Ediciones y la Editorial UH.

Usted es diseñador gráfico y también es reconocido como artista visual. ¿Desde cuándo comienza su labor como docente en la Universidad de La Habana? ¿Qué le motivó a ello?

En 2011 me incorporé al claustro de la Facultad de Artes y Letras; recién había terminado la Maestría en Gestión e Innovación de Diseño en el Instituto Superior de Diseño y estaba colaborando en la conceptualización de la Editorial UH. En ese momento, a diferencia de la Universidad de La Habana, el ISDi no ofrecía otras posibilidades de superación académica: ni para grado científico ni para categorías docente; así que cuando me ofrecieron una plaza en el recién creado Departamento de Publicaciones no lo dudé y en septiembre de 2011 me incorporé a la UH y al claustro de la carrera de Historia del Arte.

La transición fue muy fluida, yo me había formado como profesor de Historia del Diseño en el ISDi, bajo la tutoría de la MsC. Flor de Lis López entre 2006 y 2011. En mis primeros años como docente aprendí a llevar la asignatura de forma independiente, a preparar los materiales y las conferencias y sobre todo a organizar el conocimiento de forma atractiva para los estudiantes. Con la guía de la profesora Flor de Lis y de la profesora Lucila Fernández entendí las diferentes formas de estructurar el contenido, desde la narración cronológica, las aproximaciones diacrónicas, monográficas o el enfoque por problemáticas.

Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional, en el cual desde la estructura de los cursos hasta el plan de clases se piensan en función de generar conocimiento cuesta mucho, pues estamos acostumbrados al magister dixit. Si logramos entender el proceso docente educativo a partir de la reflexión en conjunto el profesor pasa de ser un proveedor de información, a un orientador, un guía en la construcción colectiva de sentido.

Es profesor de Historia del diseño e Historia del cartel en la carrera Historia del Arte, en la Facultad de Artes y Letras y a la par, es miembro del equipo de diseño de la Editorial UH. ¿Cómo lleva ambas responsabilidades? ¿Qué significa para usted aportar a la UH desde ambas áreas? ¿Existe algún proyecto de los realizados en estas áreas del que se sienta particularmente orgulloso?

En disciplinas como el diseño, el trabajo profesional es fundamental para entender y enriquecer el conocimiento recibido durante la educación formal. Así se genera un proceso circular en el cual los procesos creativos tributan a la experiencia docente y viceversa. Dentro del diseño gráfico, el editorial es uno de los que mayor incidencia directa tiene en el sujeto ya que el producto editorial es un poderoso agente cultural, aún más en el caso de los libros académicos donde se trata de contribuir sustancialmente en áreas específicas del conocimiento. Los libros de la Editorial UH pasan por rigurosos procesos antes de su publicación y así se garantiza no solo la calidad de los contenidos sino también de la edición y del diseño.

En un libro hay dos partes fundamentales, el interior y la cubierta. Es la última la que ofrece el espacio para una experimentación visual más personal. En especial recuerdo el primer libro que trabajé en la Editorial UH: "Literatura y cine, Lecturas cruzadas sobre Memorias del subdesarrollo", de Astrid Santana, donde desarrollamos una serie de nuevos conceptos gráficos. Un afecto especial le tengo a la imagen de cubierta de "Conservación patrimonial: teoría y crítica", de Isabel Rigol y Ángela Rojas. Una de mis favoritas es "Mecánica cuántica" de Melquíades de Dios. Sin embargo, entre todos los proyectos editoriales el que más he disfrutado fue "Para amanecer mañana hay que dormir esta noche" […] de Lázara Menéndez, un libro en el que construí junto a la autora el discurso visual, en una narrativa paralela y con un extremo cuidado hacia el diseño interior; también en este libro tuve la oportunidad de involucrarme en el proceso de gestión del proyecto editorial lo que contribuyó a mi crecimiento profesional y me permitió conocer una faceta del proyecto editorial extraordinaria en nuestro contexto.

Este último año y medio ha sido muy difícil debido a la pandemia de la COVID-19. ¿Podría contarnos sobre algunos de los retos que ha tenido que enfrentar en este periodo?

Hay una idealización cinematográfica muy común de la inspiración colectiva y del contacto constante entre los especialistas que conforman el equipo de trabajo editorial, esta fantasía está basada casi siempre en el funcionamiento de las redacciones de noticias de los periódicos a mediados del siglo XX; mientras, el proceso de trabajo en el diseño editorial es bastante claro y preciso, con una secuencia de pasos que le dan a cada profesional involucrado el espacio para contribuir desde sus competencias. En el caso de los libros académicos, cuya producción se pueden alargar por años, estos procesos pueden ser asumidos por los especialistas de manera remota, ya que tanto la edición como la maquetación y todas las especialidades gráficas: diseño, fotografía, ilustración son realizados de manera individual, aunque para el lector aparezcan concatenadas en las páginas de la publicación. El reto de estos tiempos creo ha estado en las comunicaciones interpersonales, pues a muchas personas el lenguaje profesional les resulta seco, distante y carente de emociones lo que hace complejo el seguimiento de los proyectos. Además, se ha violentado el proceso, haciendo coincidir innecesariamente a todos los especialistas en todas las etapas, sean o no de su competencia, creo que esto se debe a la ausencia de gestores de proyectos que puedan asumir la conducción del proceso editorial de manera eficiente, actúen como nodos y filtros de la comunicación a favor del proceso de trabajo y protejan y estimulen el trabajo de cada especialista según sus competencias.

Hemos podido localizar algunos de sus trabajos independientes de la Universidad de La Habana, entre ellos se encuentra el diseño del cartel que representó a la Brigada Henry Reeve en Lombardía, ¿nos puedes comentar cómo fue la experiencia?

El COVID-19 llegó a Italia a finales de enero de 2020 y la escalada fue prácticamente inmediata, el norte se declaró zona roja en cuestión de semanas y el cierre de fronteras internas comenzó a principios de marzo, para un país donde miles de personas se mueven en tren cada día, esto impactó a todos los niveles. En ese periodo yo estaba en Roma, como artista residente en la Real Academia de España en Roma, durante mi estancia conocí al sr. José Carlos Rodríguez embajador de Cuba ante Italia, a quien expresé mi disponibilidad como diseñador a ayudar en algún proyecto de comunicación relacionado a la pandemia, así que su solicitud de una imagen que en formato bandera o pancarta identificara a la brigada de médicos cubanos que prestaría ayuda en la región de Lombardía no me fue ajena. En cuestión de horas tuve lista la imagen que se imprimió gracias al apoyo de varios grupos solidarios italo-cubanos y se difundió ampliamente a través de las cuentas oficiales de la embajada y sus funcionarios en redes sociales, así que cuando llegaron los médicos ya estaba la pancarta para recibirlos entre las banderas de nuestros países.  

¿Podría contarnos sobre otros proyectos de la cartelística en los que ha estado participando, así como cuál sería su proyección de futuro en este sentido?

En 2020 la mayoría de los eventos de cartel fueron con temas alrededor de la COVID-19 y la nueva normalidad, algunos eliminaron las tasas de inscripción y otros se hicieron online, ambas medidas facilitaron mucho la participación desde Cuba, siempre difícil por el envío de originales o el pago de cuotas de inscripción en pasarelas de pago con tarjetas que no se emiten en Cuba. Por otro lado, tuve la dicha de ser invitado a varias exposiciones temáticas en Corea y en China. Y participé en otras en Polonia, Azerbaiyán, Macedonia, Ucrania, España y Estados Unidos. Hacía el futuro creo que nuestro país puede invertir más en comunicación pública, no solo en televisión o internet, el cartel, la valla y el anuncio público son poderosos soportes de comunicación. La televisión la puedes apagar y en internet escoges lo que quieres ver, pero en la calle, cuando caminas por la ciudad no puedes evitar una buena valla o un buen cartel, y todo no puede ser resuelto con concursos o con recién graduados, es necesario involucrar a profesionales competentes y destinar presupuesto a generar acciones de comunicación efectivas y con calidad.

Recientemente publicó por nuestro principal sello editorial el libro Vándalos o poetas visuales, ejercicios de poder ciudadano en la Roma contemporánea. ¿Podría hablarnos un poco sobre él? ¿Qué inspiró el tema? ¿Cuál fue el patrón en la elección de las imágenes y los poemas?

El libro es uno de los resultados de una residencia artística en la Real Academia de España en Roma como becario de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). El proyecto estudia los ejercicios de poder ciudadano en la ciudad de Roma a nivel urbano y visual y contiene un diario, un ensayo fotográfico, un libro de artista, una escultura, arte urbano (stencils y pegatinas) y una pieza en serigrafía. El libro comienza con un recorrido, un viaje hacia el interior de la ciudad, primero contado en la forma de un diario y después en un ensayo fotográfico. La tercera parte contiene fotos de obra realizada y culmina con un epílogo dedicado a la ciudad con fotografías mías y poemas de Julio García Espinosa y Constantin P. Kavafis.

La idea para este proyecto surge de un intercambio a partir de una publicación que hice Instagram en 2017, se trataba de una foto de una valla publicitaria en las inmediaciones del mercado popular de Fiumicino, me había llamado la atención la superposición de pedazos de anuncios arrancados sobre la superficie, en ese momento estaba estudiando el damnatio memoriae para otro proyecto y me pareció encontrar una semejanza entre esta acción y lo que había fotografiado. Un colega lo describió como poesía visual, con la cual yo estaba familiarizado pues había realizado algunas a finales del siglo XX y en ese contraste empezó este proyecto. En cada ciudad que visito hago fotografías de la tipografía, los letreros, la gráfica popular, las texturas de las paredes, me llama mucho la atención las soluciones a la comunicación, así que a mi regreso a Roma hice algunas fotos y las guardé. En diciembre de 2018 la idea resurgió mientras discutía con un colega sobre un proyecto conjunto, en ese momento vándalos o poetas visuales comenzó a tomar forma, tenía algunas imágenes de ejemplo, ya conocía Roma, había acumulado lecturas sobre vida cotidiana, el cuerpo social como metáfora del cuerpo humano, los no lugares, así que lo combiné todo y el proyecto fue seleccionado para una beca de seis meses. En Italia pude irme a otras ciudades y el proyecto creció para cubrir Florencia, Boloña, Nápoles y Turín, y ahora estoy trabajando en una segunda parte con la intención de desarrollar un archivo visual y de testimonios de los artistas que forman parte de ese entramado que es el arte urbano italiano contemporáneo, invisibilizados por las instituciones más interesadas en artistas de renombre internacional como Bansky, Space Invaders, Shepard Fairey o William Kentridge.

En realidad, las imágenes que conforman el ensayo fotográfico fueron seleccionadas por tres curadores (una historiadora del arte, una fotógrafa y un comunicador) a los que presenté un corpus de unas 150 fotografías sobre las que ellos seleccionaron las que integraron finalmente el libro. Los textos tenían que estar libre de derechos para ser reproducidos, así que eso me limitó un poco, encontrar a Kavafis fue una revelación que le debo a mi editora Vitalina Alfonso y sobre el poema de Julio G.E. ya conocía, pues había conversado con su viuda sobre la estancia de este en Roma a mediados del siglo XX.

El libro, a día de hoy tiene más de 1700 descargas, y es de acceso gratuito a través de la página de Cubaliteraria http://www.cubaliteraria.cu/download/vandalos-o-poetas-visuales-ejercicios-de-poder-ciudadano-en-la-roma-contemporanea/ Otra parte del proyecto se puede ver en Instagram a través del hashtag #roma_inconforme y la exposición final resultado de la residencia esta disponible en https://www.accademiaspagna.org/processi147/#/expo/5

¿Algún consejo que pueda brindar a los estudiantes de nuestra Alma Mater en cuanto a su desarrollo como futuros profesionales?

Que persigan sus sueños, el fundamento está en nuestros estudios universitarios, pero es la vida profesional la que moldea nuestro perfil laboral. Aprender a fluir es fundamental para llegar a puerto seguro, a veces más cerca, a veces más lejos de lo que estudiamos. Que no se den por vencidos, la vida profesional es cada vez más larga debido a la prolongación de la esperanza de vida y ajustar rumbo o reinventarse son conductas totalmente naturales.

“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”
“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”
“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”
“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”
“Entender la enseñanza como un proceso creativo, bidireccional (…) Entrevista al profesor Claudio Sotolongo.”