Usted está aquí

Experiencias de una Jornada Científica Virtual. Entrevista a miembros de la dirección de la FEU en la Facultad de Artes y Letras

Experiencias de una Jornada Científica Virtual. Entrevista a miembros de la dirección de la FEU en la Facultad de Artes y Letras

Por: Roxana Rodríguez

Fotos: Mario Calit

La semana pasada relatábamos mediante un artículo, el logro obtenido por la Facultad de Letras (FAyL) de la Universidad de la Habana (UH) en la realización de la Jornada Científica desde la virtualidad, ciertamente, la celebración de la actividad fue novedosa. En representación del Comité Organizador de la Jornada Científica Estudiantil de FAyL, las alumnas Mariana Mora Candia, vicepresidenta en funciones de la FEU-UH; María Victoria Pérez Rodríguez, Presidenta en funciones de la FEU de FAYL y Amanda Colina González, vicepresidenta de la FEU de FAYL, concedieron una entrevista al equipo de la Dirección de Comunicación Institucional de la UH en el que compartieron su experiencia en la celebración de dicha jornada científica.

Las alumnas dialogaron sobre la labor del equipo de trabajo que integran junto a otros estudiantes, y los retos enfrentados en la utilización de la plataforma Telegram como lugar de encuentro; así mismo, recalcaron el trabajo desarrollado diariamente en la actualización de todas las redes sociales de la Facultad, haciendo especial énfasis en Telegram, canal que siguen utilizando como plataforma para el intercambio con los estudiantes a través de diversas secciones.

¿Por qué hacer la Jornada Científica, a pesar de que el tiempo natural de su realización ya había pasado?

María Victoria señaló la espera sufrida por los alumnos para la realización de esta actividad y cómo el colectivo de la FEU junto a su equipo de Investigación y Docencia nunca perdió de vista el objetivo principal, brindarles a los estudiantes la oportunidad de presentar sus investigaciones: “(…) Realmente nosotros nunca perdimos de vista el objetivo de realizar la Jornada Científica, tuvimos muchas fechas tentativas que se fueron cambiando en la misma medida que la situación del país, y que bueno, se venían presentando las diferentes alternativas tanto para comenzar el curso como para realizar las diferentes actividades de la FEU, a través de todos estos cambios surge el canal de la Facultad en Telegram”

“Entonces, en esta última fecha tentativa donde teníamos esa esperanza de comenzar el curso el primero de febrero, que una vez más se vio frustrada porque empeoró la situación epidemiológica, (…) y bueno, decidimos con mucho entusiasmo realizarla virtualmente, una alternativa que realmente es muy complicada, pero que se hizo todo con el equipo de Investigación y Docencia que incluye a más personas, ahora mismo no estamos todos porque muchos de estos estudiantes son de provincia y lógicamente no pudieron venir. Trabajamos en conjunto para estar pendiente de las necesidades y facilidades que tenía cada estudiante con respecto a estas redes, sus disponibilidades de horarios, su decisión por participar o no si se mantenía después de tanto tiempo de haber esperado, y bueno de realizar esta actividad de manera novedosa.

Ya teníamos bastante adelantadas las ideas que queríamos llevar a cabo, ya teníamos diseñado los diplomas, ya sabíamos todos los que iban a participar. Entonces ya teníamos una parte adelantada y no queríamos interrumpir ese evento tan importante y que la Facultad hace tanto hincapié tanto en la calidad como en su realización, refería Amanda

Fue una participación increíble tanto de los estudiantes, como de los tutores que estaban al tanto (…) teníamos hasta familiares en el canal y todo el mundo opinando. Realmente, hubo un intercambio entre profesores, estudiantes de otras facultades, recordaba Amanda.

Fue un reto muy grande, la realización de una Jornada Científica Virtual llevaba la disponibilidad de datos, de conexión de todos los participantes, no solo de los estudiantes, sino también del Jurado, y de los que estaban en el Comité Organizativo, pero todo se unió para que sucediera, reflexionaba Mariana.

Retos, realmente, hubo muchísimos, la conexión falló en muchas ocasiones que tuvimos rescatistas como Amanda que tuvieron que interceder por WhatsApp e ir posteando las cosas, señalaba María Victoria.

Muchos estudiantes estaban en provincia, en lugares con conexión complicada, tenían que ir al parque Wifi en ese momento, agregaba Amanda. La virtualidad no solo era por la situación epidemiológica del país, sino también porque muchos estudiantes estaban en provincia, remarcaba Mariana.

Mantener la participación de los estudiantes, no perder esa intención, lo que intentamos con esta forma novedosa era explotar la virtualidad, y creo que se logró con la realización de las exposiciones a través los pósteres que contenían la información lo más simplificada posible, una acción expositiva hasta cierto punto, donde interactuaba el ponente con el jurado, y también se tenía este momento de debate paralelo a esta exposición que era en el chat donde participaba profesores, familiares y otros alumnos, lo cual también motivó mucho a los estudiantes: eran momentos donde tú estabas escribiendo y veías que alguien te decía “me gustó mucho tu poster” y te motivaba  a hacer mejores respuestas, a exponer mejor (María Victoria).

Uno de los mayores retos como estudiantes y participantes fue el tema del poster, es la primera experiencia que tenemos a la hora de realizar un poster científico. Hicimos un grupo de WhatsApp con todos los participantes para explicarles cómo iba a ser el proceso a la hora del poster. Fue muy complicado, sintetizar en un poster la información que podría ser de 10 o 20 cuartillas, trabajos investigativos con un rigor muy fuerte, e incluso tesis, fue la primera experiencia y no había manera de consultar con los profesores, fue a consideración de lo propios estudiantes. Nosotros trabajamos mucho con visualidades, sobre todo los estudiantes de Arte, entonces la utilización del power point, el proyector son medios básicos (Amanda).

¿Cuál fue la respuesta de los estudiantes ante un desafío semejante?

La participación de los estudiantes fue realmente buena, a lo mejor no se presentaron todos los trabajos que se tenían pensado en un primer momento, pero los que estuvieron se sintieron realmente motivados, se veía en la interacción, en ese chat paralelo. Había un interés, había una participación, e incluso creo que ha habido más público en esta Jornada Científica Virtual que en las presenciales, quizás también por la comodidad de las redes sociales que pueden estar en cualquier lugar y estar pendiente, respondía Mariana.

De hecho, eso nos sirvió como aliciente para futuras Jornadas Científicas que se hagan presenciales, seguir manteniendo este espacio porque facilita mucho la participación de los estudiantes (Amanda).

Se puede decir que ningún estudiante dejó de participar por un problema de inaccesibilidad de conexión, ni de indisponibilidad, porque las fechas que se propusieron fueron confirmadas y reconfirmadas, comentó María Victoria.

Hubo una parte del Comité Organizador que tuvo la tarea de recopilar información, para poder dar solución y accesibilidad a todos los estudiantes. (Amanda)

¿Cuánto sienten que aporta a los estudiantes la participación en la Jornada Científica, incluso en estos tiempos de aislamiento?

Esto es una nueva forma de interactuar, y hacerlos sentir con una nueva motivación hacia la investigación, no desvincularlos totalmente de lo que sería la docencia, haciéndoles sentir el vínculo con la facultad. Es una nueva forma de interactuar incluso entre la Facultad y otros centros investigativos que también nos apoyaron muchísimo, este reconocimiento de las instituciones, de los propios profesores de la Facultad fue motivador, y pienso que ese es el mayor aporte, expresó María Victoria.

Yo creo que también fue un momento que hemos estado en inactividad desde que terminó el curso hasta que va a empezar este nuevo curso el primero de marzo. Es una forma de probarte, de probar tus investigaciones ante un jurado, ganar premio e incluso las consideraciones en las mejoras de tu trabajo, es una validación de que estás haciendo un buen trabajo, pero de que puedes seguir mejorando. Motiva mucho la investigación, y mantenerse activos trabajando; también hizo que los alumnos se sintieran parte de FAYL porque fueron unos días tan intensos y emotivos que esos sentimientos de Facultad se intensificaron. Cuando terminó, sentimos una enorme satisfacción con el resultado, expresó Mariana. 

Es ante todo una nueva oportunidad que nos brindan las redes sociales, el mundo de la virtualidad. Cuando llevas tanto tiempo sin ver a tus compañeros y profesores es como que te falta algo, fue una oportunidad de no perder el vínculo con la docencia, con la facultad, con los profesores y amigos, afirmó Amanda.

¿Qué saldo ha legado la realización de esta Jornada Científica Virtual?

Siempre es importante recalcar que no solo somos nosotras, hay un equipo mucho más grande, igual el agradecimiento a todos los profesores, a la profesora Carmen que estuvo al pie del cañón con todo, y el resto del claustro de profesores por la participación, por el apoyo, por los premios, por permitirnos esta locura que fue la Jornada Científica Virtual, si no hubiera sido por todo este equipo y por todos los profesores, no se hubiera podido realizar.

Realmente, el mayor logro fue ese, vincular a los estudiantes una vez más con la Facultad, visualizar tanto el canal como las investigaciones propias de los estudiantes, e incluso vincular a los profesores con los estudiantes, vinculo que se vio afectado por la cuarentena. Para nosotros, la mayor retribución al esfuerzo que pusimos en la organización de la actividad fue ese, el restablecimiento de los vínculos entre los estudiantes, los estudiantes con los profesores e incluso con las instituciones, comentó María Victoria.

También, sirvió para fortalecer los vínculos entre las carreras que integran la Facultad. Las personas estaban muy dispuestas: los estudiantes y los profesores, expresaba Amanda.

De los saldos positivos también tenemos el interés de las instituciones por los trabajos de estudiantes.Yo creo que eso incluso se vio en la calidad de los posters, no solo que se vieran estéticamente bonitos sino también que contuvieran toda la información necesaria, por eso también hicimos un premio al mejor poster porque queríamos que se reconociera ese trabajo. Y bueno, la interacción también se vio en los premios que tuvimos a la popularidad. Hay tantas cosas positivas que pudimos sacar de esta jornada científica, fueron tres días muy intensos pero muy provechosos. Y sobre todo ver que la facultad va creciendo, que ese #MeSientoFAyL no es solo un hashtag, sino que es un sentimiento real, que para nosotros es lo más importante que se sientan FAYL, puntualizó Mariana.