Usted está aquí

Homenaje a Felipe Poey en la Universidad de La Habana

Homenaje a Felipe Poey en la Universidad de La Habana

Quiso el azar que un día como hoy, 28 de enero, un día significativo para Cuba, se uniera al surte de dos cubanos de talla universal. Al ampliamente conocido nacimiento de José Martí, nuestro Héroe Nacional, el más universal de los cubanos, se une la efeméride del fallecimiento del que quizás es el sabio cubano de más trascendencia universal, Felipe Poey y Aloy.

Felipe Poey falleció al amanecer del 28 de enero de 1891; murió como quería, en su cama, tranquilo, sin escándalo. En una carta a su sobrina Serafina Alonso y Poey (hija de su hermana María) en cuya casa habitó los últimos años de su vida, carta considerada su testamento filosófico, escribió: Suplico que a última hora me dejen morir tranquilo, conforme a mi ley. Me hicieron cristiano sin consultármelo; la razón y la filosofía me hicieron materialista".

Martí, quien como decimos en Cuba escribió d etodo, nopaso por alto los adelantos de la ciencia y la técnica de su tiempo. En sus escritos periodísticos, en sus cartas, en sus apuntes no publicados, encontramos numerosas referencias a laos avances en el conocimiento del universo, de la Zoología, de las flores y sus colores, de la química y sus reacciones, de la electricidad. Por eso, en una carta a María Mantilla le decía: "Donde yo encuentro poesía mayor e sen loslibros de ciencia, en la vida del mundo, en el fondo del mar, en la verdad y música del árbol, y su fuerza y amores en lo alto del cielo, con sus familias de estrellas" porque, para Martí "a todo debieran enseñarse, como códigos de virtud, fijadoras de ideas y esclarecedoras de la mente, las ciencias naturales".

De Poey dijo Martí "Ya ha salvado los mares la noticia del libro monumental que se prepara a presentar al público el naturalista cubano Don Felipe Poey. No hay periódico de Europa que no alabe afectuosamente al sabio ictiólogo. Por los  Estados Unidos corre ahora, con igual celebración, un extracto de esta obra mayor de análisis y paciencia, que ha requerido para llevarse a cabo, todo el rigor de clasificación de un severo filósofo, y toda la bondad que atesora el alma de un sabio". Y eso era Poey, un gran sabio.

En el marco de esta importante fecha, como apertura del Año Jubilar 2019, en honor al 220 aniversario del natalicio de Felipe Poey y Aloy y al 250 de Alexander von Humboldt, tuvo hoy un sencillo homenaje a Felipe Poey al conmemorarse un año más de su fallecimiento. Dicho homenaje fue auspiciado por el Museo Felipe Poey y Aloy de la Facultad de Biología y por el CIM-UH. Participaron profesores, investigadores y estudiantes de la UH. Además, se lanzó el concurso de fotografía y ensayo “Poey en su letra y espìritu” para los estudiantes de la UH. Las bases del mismo podrán encontrarse en el sitio web del CIM-UH.

Homenaje a Felipe Poey en la Universidad de La Habana