Usted está aquí

Taller sobre Tejido Social, Redes y Organizaciones, en la Universidad de la Habana

El “taller” sobre Tejido Social, Redes y Organizaciones, en la Universidad de la Habana

Con colaboración de Orestes Martí

En su libro “Un curso paralelo” (Nuestros abuelos canarios II), el Presidente de la Coordinadora Internacional TESORO, Roberto Domínguez Lima, escribió: “La historia de la Informática, ciencia que como es sabido, se ocupa del tratamiento automatizado de la Información, se remonta al año 3500 a. J.C., cuando en Babilonia se inventó el “Ábaco”, instrumento que servía para representar números en el sistema decimal y para contar. 
Ese período de tiempo, que algunos autores gustan llamar “la Prehistoria de la Informática”, lo sitúan hasta el año 1940, cuando Konrad Zuse desarrolló la calculadora V2 que después pasó a llamarse “Z2”. 
Una gran parte de los especialistas coinciden en dividir cronológicamente a la Informática en seis etapas que, partiendo de la prehistoria mencionada, abarca posteriores períodos que identifican con las “generaciones” siguientes: Primera, de 1941 a 1952; Segunda, de 1953 a 1964; Tercera, de 1965 a 1971; Cuarta, de 1972 a 1981 y Quinta, de 1982 hasta nuestros días.”

Sobre el desarrollo de la Informática, las redes sociales y el tejido social que las emplea y que al mismo tiempo son emisores de contenido, trató el reciente “taller” celebrado en la Universidad de La Habana, impulsado por las redes sociales integradas “Martianos” y “Educación, Ciencia y Cultura”, así como por la Red Social Territorial “TESORO de Cuba”.

Hay que remarcar que la actual Coordinadora Internacional TESORO tuvo sus orígenes en la creación y puesta en marcha del Sistema Auto-HERMES, un esfuerzo para acceder a la Internet cuando a Cuba se le impedía y que sólo pudo materializarlo en el año 1996.

Hubo también un momento de recordación al papel jugado por el Ingeniero Luis Carrasco y los inicios del Centro de Investigaciones Digitales de la UH (1), la creación de la primera computadora cubana (CID 201) y el apoyo brindado años más tarde por Carrasco a Domínguez para la obtención de una CID 201-B para desarrollar algunos trabajos que condujeron a la creación del Servicio Auto-HERMES.

Auto-HERMES quedó registrado años más tarde en el Centro Nacional de Derechos de Autor (CENDA) de la República de Cuba con el número de Registro 06746–6746.

En un mensaje dirigido a algunas personas que se dedican a infundir el miedo a la presencia en las redes sociales, el Presidente de TESORO aseveró: “no hay que tener miedo a estar presente en las redes sociales, hay que tener miedo a no saber estar en ellas”.

(1) En junio de 1969, surgió en la Universidad de La Habana el Centro de Investigaciones Digitales (CID), con el objetivo de diseñar y construir una computadora digital cubana. Representaba un enorme desafío, que solo pocos países desarrollados habían logrado materializar por entonces. Se creó un pequeño colectivo, fundamentalmente a partir de alumnos y profesores de la Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría (CUJAE), encabezado por el ingeniero Luis Carrasco, que fue el primer director y con la decisiva participación del ingeniero Orlando Ramos, que fue el diseñador principal de la computadora CID 201.