Usted está aquí

Una vida dedicada a la UH. Entrevista a Jesús Bárbaro Alemán Ynsua, profesor de Judo del SEDER.

Una vida dedicada a la UH. Entrevista a Jesús Bárbaro Alemán Ynsua, profesor de judo del SEDER.

Por: Mario Calit

Fotos: Jesús Mesa Palau

Hay personas que han entregado sus mejores días a la Universidad de La Habana, años, una vida. Ha pasado el tiempo y siguen aquí. Sus planes futuros incluyen a La Colina. Los ojos brillan cuando dicen UH, no tienen la misma fuerza pero el espíritu, ese del cual la UH dota a sus hijos, no ha menguado.

Uno de esos eternos enamorados de esta Alma Mater es Jesús Alemán Ynsua, Sexto Dan en Judo, Profesor Auxiliar de la Secretaría de Deporte, educación Física y Recreación de la Universidad de La Habana. El profe Alemán, como se le conoce entre sus estudiantes y compañeros de trabajo, lleva más de 50 años vinculado a la UH ejerciendo como docente tanto en judo como karate.

En entrevista concedida a un equipo de la Dirección de Comunicación de la UH nos habló sobre cómo ha sido su vida como profesor universitario y los retos que depara el futuro. Al referirse a sus inicios en el deporte y cómo llega a esta que hoy es su casa nos comentó:

 “Empecé con el fútbol a muy temprana edad, en la barriada de Puentes Grandes donde me crie. A los cinco o seis años comencé a hacer equipos de fútbol en la barriada hasta que llegué a la primera categoría (…) también jugué con la universidad cuando entré aquí en el año 69-70 con el equipo de la universidad en las competencias municipales y provinciales (…) llegamos a competir a nivel nacional, pero ya venía practicando judo desde los 17 o 18 años; me hice instructor de judo y me nombran, por la Comisión Provincial de Judo, a prueba aquí en la Universidad. A los tres meses la dirección de este centro me aprueba para ya quedarme asentado como instructor de judo”.

Acerca de su actuación como deportista de nuestra institución acotó que “en el 72’ participo en la primera competencia internacional de Judo de la Universidad de la Habana, con el equipo UH donde yo era entrenador además. Competí en la división de los 70 kilogramos contra judocas soviéticos que estuvieron en el año 72 en Cuba, en el tabloncillo Ramiro Valdés Dausá (…)

El profe Alemán ha cosechado innumerables lauros en estos años, obteniendo resultados participando desde la base como entrenador de la UH “en competencias provinciales, zonales, ramales, juegos nacionales, en aquella época; hasta que aparecieron las Universidades Nacionales, hoy en día ya vamos por la 14 y ahí yo siempre he participado con atletas de la UH, obteniendo campeones nacionales y algunos medallistas de plata y bronce, así como en campeonatos centroamericanos universitarios en Cuba, donde obtuvimos primer lugar con el equipo UH, bueno el equipo Cuba en ese momento(…)”

Para Jesús Alemán la superación juega un papel fundamental, al respecto apunta que  ha estado “(…) inmerso también en la superación, en postgrados, en la maestría que terminé en el 2004 como especialista en judo para el deporte de alto rendimiento, la categorización de Profesor Auxiliar en el 2015, y nos hemos mantenido participando en eventos científicos en otras universidades, destacando en el congreso de Educación Física y Deporte en el año 86 en el Palacio de las Convenciones. También, he asesorado en México a dos universidades: en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con una Conferencia de un Simposio sobre Medicina del Deporte; colaboré con el Departamento de Educación Física y Deporte de la Universidad Nacional de Zacatecas también en el año 87”.

Sobre qué ha significado para él ser profesor de la UH añadió que “La universidad siempre ha influenciado en nosotros desde diferentes puntos de vista: ideológico, político, entrega total, sentido de pertenencia, la universidad nos contagia con eso, los profesores, los trabajadores… es una influencia diaria y más que una casa para mí”

Su mejor recuerdo de la Casa de Altos Estudios que considera su propia casa no está ligado a nada físico; “Hay muchas cosas, pero lo que más me ha impactado ha sido el espíritu revolucionario de la universidad en todas las épocas, en las más difíciles: ese espíritu, ese fervor revolucionario que existe en la universidad, que siempre ha existido, eso no puede morir nunca, esa es la impresión más fuerte que me deja esta universidad”

El SEDER sin dudas ha aportado al desarrollo del deporte universitario y cubano, sobre esto el profesor comentó: “Históricamente, si vamos a la historia del deporte en Cuba y en la Universidad, vemos que desde muy temprano nuestros deportistas tuvieron que matricular algunas carreras, ejemplos tales como Pepe Barrientos “El relámpago del Caribe” en Ingeniería, el mismo Juantorena en Economía, el javao Tomás Herrera en Ciencias Políticas, atleta de baloncesto, Pedro Pérez Dueñas que estudió en la Facultad de Ciencias Médicas, triplista que llegó a ser campeón mundial; y muchísimos más, el propio Fidel que llegó a ser un buen atleta a nivel de la universidad, participaba en diferentes deportes: atletismo, pelota, fue pitcher de derecho, muy bueno. De aquí han salido muchísimos atletas que han integrado los equipos nacionales participando en todo tipo de eventos hasta nivel mundial y olimpiadas”.

El futuro también fue tema de conversación, Alemán no dudó en decir que “el futuro siempre va a ser bueno, mientras exista la Revolución y el Socialismo en Cuba, y en el deporte lógicamente; los mayores logros los hemos obtenidos después del Triunfo de la Revolución, ejemplo estos atletas que mencioné que han estado dado muchos frutos a Cuba y a la Universidad en particular”.

Habló de la importancia del estadio Universitario el cual consideró una fuente muy rica de formación de valores, no solo de deportistas puramente para el deporte; también los profesores, los entrenadores tenemos que exigir del atleta nuestro, sea del nivel que sea, esa disciplina, esos valores que inculca la universidad, ese sentido de pertenencia hacia el deporte Caribe, que viene desde el año 22 con Julio Antonio Mella”.

Dedicó un espacio para comentarnos sobre el vínculo de los estudiantes con el deporte, basado en su experiencia, expresó: “el deporte gusta mucho en los estudiantes, es su pan diario junto con el estudio. He visto durante esos 5 años que a la mayoría les encanta el deporte, y este los ha ayudado mucho en su formación general, por eso el deporte no debe morir en la Universidad. Cada día hay que lograr que el atleta-estudiante participe en todas las actividades deportivas y recreativas de la universidad…y seguir el espíritu aquel que nos dio Mella en el año 22(…)”

Para los jóvenes del SEDER y de la Universidad toda aconseja: “Siempre tener un espíritu de superación, de entrega, de que cuando ya entren a la Universidad no haya nada que los perturbe en ningún sentido, sino que siempre estén en constante desarrollo, aportar siempre al 100 %, lo mejor de cada uno (…)”

Al final de la entrevista el profe habló de su interés por aportar a la historia del deporte en la UH, así como sus planes de futuro con respecto a esta casa: “trabajar aquí ha significado todo, aquí me hice más revolucionario, aquí me he superado siempre. Todavía con 73 años que tengo me sigo superando, no puedo dejar de estudiar (…), ahora mismo estamos terminando un libro del deporte universitario de 1910 a 1930 con un periodista recién graduado (fuimos tutores de su tesis), y otros tomos de los períodos siguientes. Quisiera tener salud para poder terminar esos proyectos,  pues creo que sería algo muy bueno.”