es

Nota de la Universidad de La Habana por el fallecimiento del Dr. C. José Miguel Miyar Barrueco

La comunidad académica de la Universidad de La Habana lamenta profundamente el fallecimiento del Dr. C. José Miguel Miyar Barrueco, ocurrido hace apenas unas horas. Chomy, como es amplia y cariñosamente conocido, tuvo una vida profesional muy vinculada a la Universidad, donde estudió la carrera de Medicina y donde fue rector desde 1966 hasta 1972, cuando la dirección revolucionaria le encomendó otras responsabilidades que culminarían con su designación como jefe de las oficinas del presidente del Consejo de Estado, desde donde se convirtió en diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y figura descollante en el equipo de trabajo más directo de Fidel.

La «época de Chomy» en la Universidad de La Habana fue decisiva en la concreción de la revolución profunda en la educación superior que demandaban los tiempos. Pero Miyar Barrueco nunca dejó la Universidad; desde su accionar en la dirección del país y por voluntad personal estuvo íntimamente enlazado con los derroteros de la UH y del resto de las instituciones universitarias de la Isla. Rector de rectores, supo, con enorme brillantez y eficacia, interpretar a cabalidad las ideas de Fidel sobre la universidad en la Cuba revolucionaria y socialista. Su obra trasciende los muros de la Universidad de La Habana e impacta el quehacer de todas estas décadas de cambios trascendentales.

Momento en que el Dr. C. José Miyar Barrueco recibe el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de La Habana.

El 15 de noviembre de 2007 en el Aula Magna de su Universidad fue investido como Doctor Honoris Causa. Con la reproducción del acta de concesión de la categoría científica especial, del discurso de elogio leído y sus palabras en el acto –documentos que acompañan este texto– rendimos tributo a una de las figuras que más honran los 295 años que nos enorgullecen como centro académico. Llegue a familiares y amigos nuestras condolencias.

Deja una respuesta